Una nueva chispa de alegría

El día miércoles 18 de marzo, se llevó a cabo la inauguración del 11vo. Centro Chispa en  la Escuela La Merced, Antigua Guatemala.

grupo Hormel

Los voluntarios que nos visitaron de Estados Unidos representando a Hormel Foods Corporation, trabajaron con mucho entusiasmo para llevar a cabo la actividad. Las maestras de la escuela junto con los voluntarios, realizaron grupos para poder compartir con los niños diferentes actividades en las que aprenden jugando. Fue un día lleno de risas, todos demostraron su humildad, paciencia y amor a cada uno de estos niños.

 

1

Los Centros Chispa son una herramienta muy importante para el crecimiento y desarrollo de estos niños, ya que se les estimula en diferentes áreas: resolución de problemas, psicomotricidad fina, habilidad motora, idioma inglés, autoestima, responsabilidad, valores y pensar en su futuro.

2

 

Gracias a Hormel Foods Corporation y los 11 Centros Chispa que funcionan en Guatemala, hemos logrado ampliar la oportunidad de cada uno de estos niños, estamos ayudando a un desarrollo y formación más completa, para que puedan crecer y tener un futuro más brillante y prometedor. Gracias por brindar esta gran oportunidad y llenar sus corazones de esperanza y alegría.

Una realidad que se vive día a día

En Cáritas Arquidiocesana trabajamos con las personas que tienen más necesidad y viven en altos niveles de pobreza. En Guatemala existen muchos de éstos casos en comunidades tan retiradas que han sido olvidadas.

Queremos compartirles el testimonio de Doña Mercedes Hernández de la comunidad Mesías Bajas en Amatitlán. Su vivienda consiste en un cuarto donde viven 8 personas  y otra habitación  en donde está la cocina. El esposo de Doña Mercedes trabaja para mantener a la familia pero no es suficiente.

 

Vivienda en malas condiciones debido a la alta pobreza de la familia
Vivienda de la Familia Hernández

En un día la familia puede  hacer un tiempo de comida, que representa  arroz y un poco de caldo de frijol, esperando que alcance para la cena.  El arroz con soya es enviado por  Cáritas Arquidiocesana distribuido  por la  Congregación de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl en Amatitlán.

La comunidad tiene acceso al agua cada 15 días y la familia compra cada vez que tienen la posibilidad de hacerlo, el agua se encuentra en malas condiciones y la familia, especialmente  los niños, padecen de enfermedades gastrointestinales.

Usted puede ser parte del equipo de Cáritas Arquidiocesana ayudando a estas familias y haciéndoles llegar su amor. En nuestra página web tenemos un formulario de donación en donde pueden apoyarnos con su aporte para ayudar a Doña Mercedes y a muchas otras familias que viven en pobreza extrema en nuestro país.