Mensaje del Delegado Arzobispal, Padre Aarón Tello

S.E.R. Mons. Oscar Julio Vian Morales, nuestro Arzobispo, al igual que Su Santidad el Papa Francisco, nos enseña y hasta nos insiste en ayudar a quien más lo necesita, en atender a quien más sufre y, aunque sea en lo poco pero concreto, dar de nosotros hacia quien menos tiene, para colaborar a cambiar las condiciones de pobreza y desigualdad, de dolor y sufrimiento, de angustia y desesperación, de nuestros pueblos, con la luz del amor de Jesucristo y la fuerza del Evangelio; y hacer de nuestros pueblos, espacios de dignidad, armonía, esperanza, libertad y paz.

Sabemos bien que no somos la verdad total ni la solución mágica a los grandes y complejos problemas que nuestra condición socio-económica guatemalteca nos presenta. Mucho menos, si pretendemos actuar por cuenta propia y con nuestras solas fuerzas y capacidades.

Eso no nos limita ni nos impide seguir esforzándonos para que, con lo poco o mucho que se disponga y con lo poco o mucho con que se aporte, podamos continuar cada uno de los programas, proyectos e iniciativas que tratan de alcanzar ese ideal que nuestros pastores nos han iluminado y que la Iglesia misma busca como muestra de la presencia del Reino entre nosotros.

De hecho, con el valioso aporte y entrega de cada uno de nuestros colaboradores y amigos, nacionales y extranjeros, nos hemos motivado a seguir dando ese “extra” que va más allá de la laboriosidad y nos lleva a vivir la caridad; sin dejar de hacer mención sobre la riqueza y grandeza que nos ha dejado en la enseñanza y apertura al trabajo en coordinación y conjunto que se resume en aún mayores frutos y beneficios para quien más lo necesita. Parte de esos frutos, los presentamos y resumimos en las siguientes páginas, en información e imágenes.

Este Año se abre para nosotros con mucha ilusión y esperanza, así como también con responsabilidad, por el gran reto de alcanzar mejores resultados que los que ahora presentamos, en aras de beneficiar aún más a nuestros hermanos necesitados y comunidades con dificultades, de nuestra Arquidiócesis de Santiago de Guatemala y del resto del país.

Y atendiendo a la voz de nuestro pastor, animémonos los unos a los otros y motivémonos de igual manera para que, unidos, como familia, con un solo corazón y un mismo afán, podamos ver el rostro de Cristo en aquel que sufre y atendemos, así como ellos poder ver al mismo Cristo, que con nuestros brazos y esfuerzo, los socorre.

Fraternalmente,

Rev. Padre Aarón Tello

Delegado Arzobispal de Cáritas Arquidiocesana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *



*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>