Acceso al agua y saneamiento

Guatemala es un hermoso país que posee altos niveles pluviales y abundante agua en sus numerosos ríos y lagos. Sin embargo, cerca del 20% de la población guatemalteca no tiene acceso a agua corriente. Este porcentaje está conformado, en su mayoría, por la población indígena, quienes en Guatemala superan el 40% de la población total. Tenemos un país con una de las tasas de desigualdad social más grandes, contamos con más de la mitad de población pobre, quienes subsisten aproximadamente con Q16 diarios. Ésta pequeña cantidad de dinero es lo que tienen para lograr una alimentación diaria, en familias de aproximadamente 6 a 9 integrantes, por lo que la compra de agua potable es inalcanzable para ellos. Las mujeres pasan alrededor de hasta cinco horas diarias procurando abastecerse del agua necesaria para sus familias.

Aunque estas cifras de por sí ya revelan una situación preocupante, la realidad es mucho peor aún, porque millones de personas pobres que viven en asentamientos precarios simplemente no están contabilizadas en las estadísticas nacionales.

28

El agua es la esencia de la vida y fundamental para llevar una vida digna, lamentablemente, en Guatemala no se tiene una Ley de Aguas ni un organismo principal que se responsabilice de su gestión. Tampoco hay programas nacionales de desarrollo integral destinados a dar más servicio de agua a la población y a mejorar su calidad. (1)

La OMS menciona como la falta de saneamiento representa, no solo un grave riesgo para la salud, sino que también es una ofensa a la dignidad humana. El 20% de la población guatemalteca carece de un sistema de saneamiento mejorado. Debido a la falta de saneamiento, mala higiene personal y agua contaminada muchas personas mueren diariamente debido a enfermedades diarreicas, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la hepatitis A, entre otras. Con el agua potable y saneamiento básico, se reduciría en una tercera parte las defunciones por enfermedades diarreicas, lo cual es algo muy común en nuestro país.

Según la OMS, se requieren entre 50 y 100 litros de agua por persona al día para cubrir la mayoría de las necesidades básicas y evitar la mayor parte de los problemas de salud. El acceso a 20-25 litros por persona al día representa el mínimo, pero esta cantidad suscita preocupaciones sanitarias, porque no basta para cubrir las necesidades básicas de higiene y consumo. Estas cantidades son indicativas, ya que dependen del contexto particular y pue­den diferir de un grupo a otro en función del estado de salud, el trabajo, las condiciones climáticas y otros factores. Las madres lactantes, las muje­res embarazadas y las personas que viven con el VIH/SIDA necesitarán más de 50‑100 litros de agua al día. (2)

En las comunidades de nuestro país, una de las principales fuentes de agua son los nacimientos de agua y pozos. Pero son pocas las comunidades que tienen agua de calidad para mantener una buena salud.

29

Referencias

  1. http://www.fondodelagua.aecid.es/es/fcas/donde-trabaja/paises/guatemala.html
  2. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs392/es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *



*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>